Preguntas frecuentes

Aquí encontrarás las respuestas a las dudas más comunes sobre la energía solar.

¿Qué es la energía solar térmica?

La energía solar térmica consiste en el aprovechamiento del calor solar mediante el uso de colectores o paneles solares térmicos.

¿Para qué sirve la energía solar térmica?

Las aplicaciones más extendidas de esta tecnología son la obtención de agua caliente sanitaria (ACS), la calefacción por suelo radiante y el precalentamiento de agua para procesos industriales. Otras aplicaciones extendidas son el calentamiento de agua para piscinas cubiertas o a la intemperie y la obtención de frío para climatización.

¿Cómo funcionan los sistemas solares para producir agua caliente sanitaria (ACS)?

Básicamente, un sistema solar para producción de agua caliente sanitaria se compone de un colector o panel solar y un depósito de almacenamiento de agua.

El funcionamiento es bien sencillo: el agua del depósito se hace circular por el panel donde es calentada por la radiación solar que incide sobre el mismo.

¿Por qué motivo podría interesarme instalar un sistema de energía solar térmica?

Instalando un sistema de energía solar térmica usted ahorrará dinero.

¿Qué otros beneficios tiene instalar energía solar térmica para ACS?

Además del ahorro de combustible y por lo tanto económico, el uso de la energía solar térmica tiene las siguientes ventajas:

  • Nos inmuniza en gran medida de las constantes subidas del gas y la electricidad.
  • Permite reducir la emisión de gases productores de efecto invernadero, causantes del calentamiento global.
  • Al reducir las emisiones de contaminantes, contribuye a una mayor limpieza del aire y a prevenir enfermedades respiratorias.
  • Genera empleo y contribuye a dinamizar la economía.
  • Aporta valor añadido a la vivienda, pudiendo servir de argumento de venta y mejorando nuestra imagen pública.
  • El coste diferencial de la instalación se amortiza a medio plazo.

¿En cuánto tiempo se recupera la inversión?

El periodo de recuperación de la inversión dependerá principalmente de la zona geográfica, del tamaño de la instalación y de la fuente de energía a la que estamos sustituyendo.

A falta de un estudio más concreto, podemos considerar un tiempo medio de 5 años para la recuperación de la inversión.

No obstante, la tendencia del precio de la electricidad y del gas es al alza por lo que los tiempos de recuperación de la inversión serán cada vez menores.

¿Y cuál es la vida útil de la instalación?

La vida útil de una instalación de energía solar térmica para obtención de agua caliente sanitaria se estima en 20 años.

¿Cuánto dinero puedo ahorrar?

Mediante el uso de la energía solar para la obtención de agua caliente sanitaria podemos ahorrar aproximadamente un 70% de la energía convencional que actualmente consumimos.

¿Y qué ocurre de noche? ¿No tendré agua caliente?

¡Sí claro! El agua se mantiene caliente gracias a que el depósito está aislado térmicamente. Digamos que el sistema es capaz de almacenar el calor durante la noche.

¿Calientan las placas con nubes o con lluvia?

Con la lluvia se limpian las placas, con las nubes las placas calientan mucho menos que con el sol, aunque algo llegan a aportar.

¿Y si está nublado varios días seguidos?

Los sistemas de ACS necesitan siempre una fuente de energía auxiliar (o de apoyo) para completar el trabajo de la energía solar, en el caso de varios días nublados tendríamos agua caliente gracias a dicha fuente auxiliar.

Entonces, además del sistema solar, ¿es necesario contar con un sistema convencional de apoyo?

Si quiere cubrir la demanda de agua caliente sanitaria durante todo el año, deberá disponer de un sistema convencional de apoyo (electricidad, gas,...).

Aquí el problema radica en que la época de mayor demanda de agua caliente (el invierno), coincide con la temporada de menor radiación solar. Para no sobredimensionar la instalación solar, se dispone de un sistema de energía auxiliar o de apoyo para suplir ese déficit energético en los meses más fríos.

Para el resto del año, el sistema convencional funcionará en momentos puntuales.

¿Qué energía de apoyo se usa normalmente?

Las más usadas son la electricidad y el gas para ACS y gasóleo para calefacción. La biomasa también es una opción interesante para instalaciones de ACS + calefacción.

Para un sistema pequeño de ACS la más conveniente desde el punto de vista económico y energético es el gas.

¿Y si no puedo prescindir del gas, para que poner los paneles?

Si la instalación está bien diseñada, el sistema de apoyo sólo entrará en los meses más fríos. Incluso en estos meses más fríos, el sol aportará buena parte de la energía necesaria y el resto lo aportará el sistema de apoyo por lo que el consumo de gas se reducirá notablemente.

El sol aportará aproximadamente el 70% de la energía que usted necesita para calentar agua.

¿Es cierto que con los paneles también puedo generar electricidad?

Los captadores de energía solar térmica sólo sirven para calentar agua y, por lo tanto, no generan electricidad.

No obstante, existe otro tipo de tecnología que aprovecha la radiación solar transformándola en energía eléctrica: se trata de la energía solar fotovoltaica.

Como conclusión podemos decir que existen dos tipos de paneles solares: los térmicos (que sirven para calentar agua) y los fotovoltaicos (que generan electricidad).

Además de los paneles ¿qué equipos se utilizan en una instalación solar térmica para producción de agua caliente sanitaria?

Además de los paneles solares, encargados de captar el calor solar y transferirlo al fluido que circula por ellos, la instalación se compone de:

  • Sistema de acumulación constituido por uno o varios depósitos que almacenan el agua caliente hasta que se precisa su uso.
  • Circuito hidráulico constituido por tuberías, bombas, válvulas, etc. que se encarga de establecer el movimiento del fluido caliente hasta el sistema de acumulación desde los captadores hasta la acumulación.
  • Sistema de intercambio que realiza la transferencia de calor captado en los paneles al agua de consumo almacenada en los depósitos de acumulación.
  • Sistema de regulación y control que se encarga por un lado de asegurar el correcto funcionamiento del equipo para proporcionar la máxima energía solar térmica posible y, por otro, actúa como protección frente a la acción de múltiples factores como sobrecalentamientos del sistema, riesgos de congelaciones, etc.
  • Equipo de energía convencional auxiliar (o de apoyo) que se utiliza para complementar la contribución solar suministrando la energía necesaria para cubrir la demanda prevista, garantizando la continuidad del suministro de agua caliente en los casos de escasa radiación solar o demanda superior al previsto.